Todos hemos escuchado hablar del popular botox para atenuar las arrugas de expresión del tercio superior del rostro. El tratamiento médico estético suaviza patas de gallos, arrugas en el entrecejo y la frente… consiguiendo resultados en pocos días. Es un tratamiento ideal para aplicarse en días previos a eventos importantes.

No obstante, si estás planteándote realizarte infiltraciones de esta sustancia, probablemente estas preguntas te sean de gran ayuda.

¿Qué es la toxina botulínica?

En Medicina Estética, se utiliza la toxina botulínica tipo A; una proteína altamente purificada que, cuando se inyecta en un músculo específico, disminuye la actividad de éste, inhibiendo su contracción. De esa forma, el músculo se relaja, evitando o mejorando las arrugas de expresión. Es por ello que, la toxina botulínica atenúa las arrugas que se forman al gesticular, causadas por la continua actividad de los músculos faciales. Estas arrugas se conocen como líneas de expresión o arrugas dinámicas y las solemos encontrar en el entrecejo, las conocidas patas de gallo, la frente…

¿Es tan sencillo el tratamiento como dicen?

Sí. Para el tratamiento de líneas de expresión, se inyecta una mínima dosis de toxina botulínica que dará lugar a una relajación parcial y reversible de la musculatura facial. El procedimiento dura unos 20 minutos y no es necesaria anestesia. Además, tras la aplicación del tratamiento, se puede incorporar a sus actividades habituales inmediatamente.

Veamos al Dr. Di Benedetto aplicando el tratamiento en el siguiente vídeo.

¿Qué resultados puedo esperar?

Cuando se relajan músculos específicos tras el tratamiento, la piel circundante a la zona tratada aparecerá más lisa y con menos arrugas. La toxina botulínica tipo A permite el movimiento normal de las zonas de la cara no tratadas, por lo que el paciente podrá expresarse con naturalidad. Simplemente, notará que en los días siguientes al tratamiento, las arrugas en torno a las zonas tratadas parecen más suaves y menos marcadas.

¿Con qué rapidez veré los resultados del tratamiento?

Los resultados se pueden apreciar a los 2-3 días después del tratamiento, aunque en algunos casos se puede percibir incluso al cabo de 1 día. El efecto máximo se va a notar entre los 14 y los 30 días después de la inyección. El tratamiento se puede repetir tantas veces como se desee, sin que este pierda eficacia ni aparezcan efectos secundarios, con un intervalo mínimo de unos 3-5 meses.

¿Cuánto durarán los efectos del tratamiento?

Los efectos de la toxina botulínica tipo A duran, como media, de 4 a 5 meses después de los cuales, los músculos vuelven a recuperar progresivamente su fuerza de contracción y, por tanto, las arrugas vuelven a aparecer de nuevo, pero nunca con mayor intensidad que antes de su aplicación.

¿Cuándo puedo repetir el tratamiento?

El doctor aconseja a nuestros pacientes qué frecuencia de tratamiento es la más conveniente para él, ya que siempre dependerá de la persona. No obstante, es recomendable no repetir el tratamiento en un intervalo inferior a 12 semanas entre sesión y sesión.

Para la mayoría de personas, se recomienda recibir el tratamiento dos veces al año.

Recomendaciones postratamiento

El doctor dará las indicaciones precisas al paciente tras el tratamiento. Sin embargo, se recomienda por lo general:

  1. No masajear la zona tratada el mismo día del tratamiento ya que puede hacer que el producto se extienda a otras zonas.
  2. No tumbarse durante las 4-5 horas posteriores al tratamiento, es necesario mantenerse erguido.
  3. Es recomendable utilizar protección solar después del tratamiento y evitar exponerse a los rayos UVA.

Si bien el cuidado posterior al tratamiento, generalmente, no requiere un período de inactividad y las actividades normales se pueden retomar inmediatamente después del procedimiento, se recomienda esperar 24 horas para realizar alguna actividad intensa.

Si estás interesado en el tratamiento, puedes solicitar más información en el 954 41 61 00.